Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

viernes, 29 de abril de 2011

4 ideas claras: No todo es racional: la gestión adecuada de las emociones III...

No podemos dejar de sentir emociones y no podemos actuar como si no existiesen. 






Ante esta situación habrá quien se plantee afrontarlas directamente, una a una, elaborando técnicas y actitudes que le permitan solventar los problemas que crean. Si bien esto no es imposible en la teoría, es irrealizable en la 
práctica.

Aunque existen personas que están particularmente dotadas para afrontar y controlar sus emociones, y esta sea una habilidad que puede entrenarse, démonos cuenta de que hay que gestionar no sólo las emociones que surgen en nosotros, cuando lo hacen, sino que también hay que gestionar las de nuestros interlocutores. Imagínate en medio de una negociación un poco tensa: tu hartazgo, su miedo, la sospecha del otro, la ira de tu compañero, el desaire al tercer negociador de la otra parte. 

Y se pueden listar no menos de 50 emociones básicas (positivas y negativas).

Así, quien pretenda afrontar directamente las emociones tiene que ser consciente de las emociones que siente en cada momento, interpretar (correctamente) las que sienten los demás, decidir cómo comportarse y esperar a ver el efecto de su comportamiento. 

Todo lo anterior a la vez que se lleva adelante el objetivo principal de la reunión/presentación/negociación. 

Por si fuera poco, las emociones son terriblemente contagiosas, con lo que nos podemos encontrar con escaladas en lo positivo y lo negativo que escaparán rápidamente de nuestro control.

No podemos, por tanto, esperar afrontar con éxito una gestión directa de las emociones. Entonces, ¿qué hacer si no podemos ignorarlas? La respuesta está en el hecho de que las emociones no son más que un síntoma. Al igual que en una enfermedad, debemos centrarnos en la causa de la enfermedad y no en los síntomas. 

La causa de las emociones es, en lo que a nosotros nos interesa ahora, nuestra propia naturaleza de mamíferos. Iremos explorando lo que esto significa.

Idea clara: No puedes afrontar las emociones directamente. Las emociones son los síntomas de unas necesidades básicas de fondo. Enfócate en satisfacer las necesidades básicas tanto tuyas como de tus interlocutores.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...